Gramáticas espectrales. Entre Wittgenstein, Deleuze y Derrida

  • Victor J. Krebs Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ph. D. por la Universidad de Notre Dame, EEUU, es actualmente Profesor Principal de filosofía en el departamento de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Sus áreas de especialización son la filosofía de Wittgenstein, la filosofía del lenguaje, de la psicología y la estética. Su investigación actual se centra en el mundo virtual y el psicoanálisis. Es autor de Del alma y el arte: Reflexiones en torno a la cultura, la imagen y la memoria, (1998); La recuperación del sentido: Wittgenstein, lo trascendente y la filosofía (2007) y La
    imaginación pornográfica: Contra el escepticismo en la cultura (2014). Es coeditor (con William Day) de Seeing Wittgenstein Anew con Cambridge University Press (2010).

Palabras clave: Wittgenstein, Deleuze, Derrida, Cavell, cine

Resumen

Tanto Derrida como Deleuze concuerdan en que con el advenimiento de la imagen en movimiento y el arte del cine, necesitamos articular una nueva ontología o –en palabras de Wittgenstein–, una nueva gramática. Derrida sugiere por lo menos esto, cuando reflexiona sobre lo que llama el retorno de los fantasmas, que él atribuye al advenimiento del cine y de los medios de la comunicación. Deleuze hace lo mismo en sus estudios de cine, y en particular en lo que llama la imagen-tiempo. Ambos tallan un espacio gramatical donde se abre un lugar para poder hablar de una experiencia que funde, paradójica, y problemáticamente lo real y lo virtual. Wittgenstein está rastreando esta gramática en sus discusiones sobre la experiencia interna y en sus observaciones sobre el fenómeno de ver aspectos. Articular una nueva gramática requiere también de una nueva forma de ver y esta nueva visión es el propósito de
sus métodos; métodos “clarividentes” podríamos llamarlos, siguiendo a Deleuze
cuando describe lo que la imagen-tiempo propicia en el espectador, en la medida en que nos permite ver más allá de las cosas a sus aspectos, más allá de las substancias a los procesos. En otras palabras nos entrenan a pensar en la imagen en movimiento. La filosofía es por lo tanto siempre una labor de duelo y un comercio con fantasmas. Lo que esto significa es que Wittgenstein es –como Derrida y Deleuze lo son también– un filósofo del devenir 

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Krebs, V. J. (2016). Gramáticas espectrales. Entre Wittgenstein, Deleuze y Derrida. Estudios De Filosofía, 14, 171-187. Recuperado a partir de http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/estudiosdefilosofia/article/view/15891