El Formativo que nunca terminó: la larga historia de estabilidad en las ocupaciones humanas de la Amazonía central

  • Eduardo Góes Neves Universidade de São Paulo
Palabras clave: Arqueología amazónica, Amazonas central, Historia de largo plazo, Desigualdad social, Manejo del medioambiente

Resumen

Los inicios de la ocupación de la Amazonía se remontan a la transición entre el Pleistoceno y el Holoceno. Ya hacia 8500 a.p. existen indicios de ella en diversos asentamientos, tanto ribereños como del interior, a lo largo de toda la cuenca. Los comienzos de la producción cerámica también pueden ser tempranos, con fechas, posiblemente, del octavo milenio a.p. y, con certeza, del sexto milenio a.p. Sin embargo, de manera paradójica, con la excepción de algunas áreas, el registro arqueológico del Holoceno Medio a lo largo de la Amazonía se caracteriza por grandes lagunas con pocas evidencias, o ninguna, de presencia del hombre. Por lo tanto, si bien hay señales de ocupación humana continua y la congregación de gente se inicia hacia 4500 a.p. en lugares como el alto Madeira, la cuenca del Upano y la desembocadura del Amazonas, estas parecen constituir fenómenos aislados, ya que no se observan desarrollos correspondientes en otras partes de la Amazonía al mismo tiempo. Más bien, es aún más tarde, desde alrededor de los inicios de nuestra era en adelante, que se hicieron visibles un crecimiento notable y generalizado de la población, la aglutinación de sitios y transformaciones evidentes en el paisaje antrópico. Estas corresponden, en el registro arqueológico, a la aparición súbita de conjuntos de mayores dimensiones, con profundos depósitos estratificados de cerámica asociados con tierras antrópicas de color oscuro, campos de cultivo y caminos elevados, grandes aldeas rodeadas por fosos y conectadas por redes de caminos, montículos artificiales residenciales y mortuorios asociados con cerámica elaborada, sistemas de asentamientos casi urbanos, estatuaria de piedra pulida, redes de comercio de largo alcance y la construcción de estructuras megalíticas circulares. ¿Significan estos vacíos que la cuenca del Amazonas estaba apenas habitada durante el Holoceno Medio? ¿Existe una predisposición hacia la destrucción o pobre visibilidad de los sitios de este intervalo temporal? ¿Se les puede correlacionar con eventos de cambios climáticos? Los datos actuales obtenidos de registros y estudios de polen, análisis de isótopos de carbón en materiales orgánicos estables y estudios de geomorfología fluvial muestran que el Holoceno Medio en la Amazonía pudo haber sido más seco que en el presente. Si esto es verídico, es probable que los yacimientos arqueológicos de esta etapa estén destruidos, bajo el agua o bajo toneladas de sedimento aluvial. De manera inversa, también es posible que las alteraciones en el nivel del agua y la cubierta boscosa puedan haber tenido un impacto directo en los grupos humanos en cuestión, lo que explicaría los cambios visibles en el registro arqueológico.

Descargas

El artículo aún no registra descargas.
Cómo citar
Neves, E. (2007). El Formativo que nunca terminó: la larga historia de estabilidad en las ocupaciones humanas de la Amazonía central. Boletín De Arqueología PUCP, (11), 117-142. Recuperado a partir de https://revistas.pucp.edu.pe/index.php/boletindearqueologia/article/view/1824